Detienen al secuestrador del vuelo de EgyptAir aterrizado en Chipre

2345-1459251899256-200x150Un avión de la aerolínea egipcia EgyptAir, que efectuaba la ruta local entre Alejandría y El Cairo, ha sido secuestrado este martes y obligado a aterrizar en el aeropuerto de Larnaca (Chipre), donde según ha informado el ministerio de Exteriores de la isla ya ha sido detenido el secuestrador. «Se ha acabado, el secuestrador ha sido detenido», ha afirmado Exteriores en su cuenta de Twitter. En los últimos minutos, los últimos cuatro rehenes —de los más de 60 iniciales— que permanecían retenidos en el avión lograron salir del aparato. Seif Eldin Mustafá sería el secuestrador, según ha señalado el Gobierno chipriota.

Los pasajeros y la tripulación del avión de Egyptair ya han regresado a Egipto, acompañados del ministro de Aviación Civil, Sherif Fathi Atiya, a bordo de un aparato fletado por las líneas aéreas egipcias. Atiya dijo que algunos de los pasajeros viajaron directamente desde Chipre a sus destinos finales, mientras que otros han regresado a El Cairo, adonde deberían haber llegado doce horas antes. El primer ministro egipcio, Sherif Ismail, recibió a los rehenes liberados a pie de pista tras el aterrizaje del avión, fletado expresamente para que pudieran regresar de Chipre, después de que fueran puestos en libertad por el secuestrador tras varias horas de negociación.

En una rueda de prensa en El Cairo, el Ministerio de Aviación Civil egipcio se ha negado a confirmar la identidad del secuestrador. Las primeras hipótesis apuntaban a que habría secuestrado el avión con intención de hablar con su exmujer, residente en la isla. El secuestrador además habría pedido asilo en el país mediterráneo, según declaraciones del presidente chipriota, Nikos Anastasiades, que desvinculó el incidente del terrorismo y señaló que «todo era por una mujer». Sin embargo, la televisión estatal chipriota ha señalado mas tarde que el secuestrador solicita ahora «la liberación de presos políticos egipcios».

El piloto del vuelo MS181, Omar Al-Gammal, ha sido capaz de comunicarse con la aerolínea e informar de que al menos un secuestrador, ataviado con un cinturón de explosivos, habría amenazado con hacerse estallar dentro de la cabina. Poco después, el avión aterrizó en el aeropuerto de Larnaca, Chipre, a instancias del secuestrador. «La tripulación (todos de nacionalidad egipcia) lo hizo bien al lograr aterrizar el avión en estas circunstancias. Si no, podría haber sido un desastre», han señalado a ABC fuentes de la aerolínea.

El ministerio de aviación egipcio ha indicado a medios locales que no cree que haya explosivos en el avión, por lo que el cinturón sería una falsificación.

El avión, un Airbus 320, perdió contacto con la aerolínea al poco de despegar del aeropuerto de Borg El Arab, cera de la costera y turística Alejandría, desde donde volaba a El Cairo con cerca de 70 pasajeros a bordo más los siete miembros de la tripulación. Tras hacerse con el control del avión, el secuestrador contactó con la torre del aeropuerto chipriota a las 8:30 hora local, (5:30 GMT), que le dio permiso para aterrizar veinte minutos después. Según el egipcio Ibrahim Samatha, profesor de veterinaria en una universidad alejandrina y que fue erróneamente identificado como el secuestrador por la televisión estatal egipcia, los pasajeros «no sabían lo que pasaba». «La tripulación tomó nuestros pasaportes, lo que era algo raro en un vuelo local. Luego nos dimos cuenta de que el avión estaba aumentando su altitud. Entonces nos enteramos que íbamos a Chipre», ha señalado Samatha a BBC Arabic. Tras el aterrizaje de emergencia en Larnaca, el secuestrador instó a la policía chipriota a mantenerse lejos del aparato.

Minutos más tarde, el secuestrador ha hecho salir del avión a mujeres y niños, que han sido evacuados del aeropuerto, según oficiales chipriotas. Tras algunas negociaciones, el secuestrador ha permitido a casi todos los pasajeros abandonar el avión, excepto a cuatro extranjeros y los miembros de la tripulación, según ha confirmado la aerolínea EgyptAir. Entre los cuatro extranjeros retenidos habría al menos varios británicos, según la BBC. La embajada británica en Egipto ya se ha puesto en contacto con los primeros afectados. «Es horrible, las familias de compañeros míos (de EgyptAir) están llamándome asustadas, preguntando dónde están sus hijos», ha lamentado a ABC un azafato de la compañía, que ha preferido mantenerse en el anonimato.

El secuestro de este avión significa un nuevo golpe para la seguridad en los aeropuertos egipcios, ya puesta en tela de juicio tras el atentado contra un avión ruso a finales del año pasado.

El Airbus, que volaba desde la turística Sharm El Sheij a San Petersburgo, sufrió una explosión cuando sobrevolaba la península del Sinaí, matando a más de doscientas personas en la caída. La filial egipcia de Daesh, Wilayat Sina, reivindicó en al menos tres ocasiones el atentado, pero no fue hasta hace marzo de este año que las autoridades egipcias admitieran que se trató de «un acto de terrorismo».

Dabiq, la revista propagandística en inglés del autoproclamado Estado Islámico, publicó en su penúltimo número imágenes del supuesto explosivo: una lata de refresco y un detonador, que lograron colar dentro del avión gracias a flagrantes fallos en la seguridad del aeropuerto egipcio.

Tras el atentado, Reino Unido cortó los vuelos al país mediterráneo, que vio cómo sus reservas turísticas (uno de los principales ingresos de la deteriorada economía del país) disminuían a números por debajo de las cifras en 2011, cuando Egipto estaba inmerso en una revolución.

Tanto Reino Unido como Rusia han demandado a Egipto que aumentara la seguridad en sus aeropuertos, llegando a enviar numerosos convoys de expertos para controlar los procedimientos en los principales aeropuertos.

Ruta del vuelo desviado a Chipre desde Alejandría
Ruta del vuelo desviado a Chipre desde Alejandría– FLIGHTRADAR24

ABC