Casi cuatro millones de personas trabajan sin recibir salario en México

screenshot.62Debido a la escacez de oportunidades, los mexicanos laboran por techo o comida y los jóvenes por experiencia. Tanto hombres como mujeres provenientes de estados con altos niveles de marginación trabajan en zonas urbanas en condiciones precarias.

Cifras oficiales revelan que casi cuatro millones de personas en México trabajan en la actualidad sin cobrar salario, debido a que solo reciben beneficios como techo, comida, servicios o adiestramiento en alguna actividad.

De acuerdo a los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hasta lo que va de 2013 van tres millones 898 mil 436 las personas que realizan alguna actividad sin cobrar nada.

Este número representa el ocho por ciento de las 49 millones 500 mil personas ocupadas en el país y supera al número de desempleados, pues la tasa de paro es de cinco por ciento.

Los expertos en materia laboral, señalan que las personas que no reciben ingresos superan a las desocupadas porque la falta de oportunidades en el mercado laboral las ha llevado a optar por actividades con beneficios y en el caso de los jóvenes, la adquisición de experiencia.

El secretario general de la Asociación Latinoamericana de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, Pedro Salcedo, manifestó que en los negocios familiares es común que quienes apoyan las labores no tengan un sueldo establecido.

Precisó, a que las utilidades se emplean en solventar los gastos tanto de la empresa como de la familia. Al respecto, indicó que los datos que manejan dan cuenta de que nueve de cada 10 negocios familiares son instrumentos de autoempleo que permite a los dueños obtener capital para mantener sus hogares.

De esta manera, Salcedo explicó que los padres, cónyuges, hermanos o hijos unen esfuerzos para trabajar en la empresa familiar, a cambio de la cual reciben habitación, comida, diferentes servicios o educación, en el caso de los hijos.

Por otro lado, la trabajadora social por la Universidad Nacional Autónoma de México, Bertha Ponce, indicó que tanto hombres como mujeres provenientes de estados con altos niveles de marginación trabajan en zonas urbanas en condiciones precarias, sin seguridad social ni remuneración.

A inicios de 2013, los sindicatos mexicanos marcharon en la capital del país para exigir un cambio de rumbo en las políticas económicas del país luego de que en el último tiempo se sancionara una reforma que abarata los costos laborales y los despidos para las empresas.

teleSUR-Nortedigital.mx-PL/jg/BM