“Save the Children” de Tony Blair y otros como él

tony-blair.jpg_1718483346La Organización Save the Children otorgó a Tony Blair, un hombre que contribuyó enormemente a la muerte de cientos de miles de iraquíes durante la década en que fue Primer Ministro del Reino Unido, un premio por su Trabajo Para Reducir la Pobreza (Global Legacy Award) ¿Cómo puede esta Organización de caridad salirse con la suya haciendo algo tan monstruoso?

 

La razón es simple. La gran mayoría de la población del Reino Unido no tiene ni idea acerca de las consecuencias de la guerra que Blair y sus superiores estadounidenses pusieron en marcha en el 2003. En mayo del 2013, una encuesta realizada profesionalmente, daba cuenta que el 59% de la población del Reino Unido cree que menos de 10.000 iraquíes murieron como consecuencia de la guerra. Los medios de comunicación del Reino Unido enterraron esta encuesta de ComRes (habitualmente mencionan otras encuestas realizadas por ComRes) tan eficazmente como enterraron el número de muertos en Irak. Varias encuestas similares hechas años atrás en los EE.UU encontraron un nivel equivalente de ignorancia. No es de extrañar que Save the Children pueda honrar abiertamente a un asesino de masas. Estudios científicos respaldan las estimaciones de 500.000 – 1.000.000 de muertos iraquíes como resultado de la guerra en que Blair jugó un papel clave. Solo el 6% de los encuestados en el sondeo de ComRes estiman que hubo más de 500.000 iraquíes muertos.

 

Antes que la guerra ilegal se pusiera en marcha en el 2003, la política de Estados Unidos / Reino Unido fue la de sanciones paralizantes (impuestas por la ONU) combinado con ataques aéreos. Dos de los funcionarios de la ONU (Denis Halliday y Hans Von Sponeck) que dirigían el programa de petróleo por alimentos en Irak, renunciaron disgustados por la barbarie de las políticas que (citando estadísticas de UNICEF) mató a cientos de miles de niños iraquíes durante la década de 1990.

 

La evidencia disponible muestra que las acciones de Estados Unidos / Reino Unido, durante los últimos 24 años han asesinado entre 1 a 2 millones de iraquíes, cientos de miles de ellos, niños. Blair respaldó enérgicamente la guerra y las sanciones durante la década que estuvo en el poder. Es por lo tanto más allá de cualquier duda razonable, que cientos de miles de niños iraquíes murieron, quedaron huérfanos o traumatizados de por vida a causa de los crímenes perpetrados por Tony Blair. El público en el Reino Unido no sabe al respecto. Incluso Russell Brand, en lo que en general, es un buen libro, (“Revolución”), olvidó mencionar el costo humano de la guerra en Irak, en el capítulo 17, donde se dedica atención a los pretextos fraudulentos para llevarla a cabo.

 

El Blog InterventionsWatch  señala otros factores que explican el premio recibido por Blair:

 

“… Su presidente ejecutivo, es un tipo llamado Justin Forsyth. De acuerdo con su biografía en el sitio web, Save The Children, en el 2004, Forsyth fue:

 

”   . . . reclutado como estrella por Tony Blair, donde dirigió los esfuerzos sobre la pobreza y el cambio climático. . . Él debía permanecer a las órdenes de Gordon Brown, convirtiéndose en su Estratega de Comunicación y Director de Campañas”.

 

El blog también señala que en el 2013 la esposa del actual Primer Ministro del Reino Unido fue nombrada, por Save The Children,  Embajadora de los Niños en Siria – donde el Reino Unido continúa ayudando a alimentar la guerra civil armando y financiando a los rebeldes.

 

Algunos pueden argumentar que las organizaciones benéficas no pueden darse el lujo de denunciar a gente en las altas esferas. Pero lo que Save The Children está haciendo al honrar a Blair (no simplemente guardar silencio sobre él) es contribuir con entusiasmo a un sistema de propaganda que mantiene a millones de víctimas de Occidente invisibles. Save The Children está ayudando a garantizar que los sucesores de Blair estén bien posicionados para causar daños similares a personas inocentes en todo el mundo.

 

Timoteo Schwartz, que cuenta con décadas de experiencia trabajando con organizaciones de caridad en Haití, comentó sobre el trabajo de Save The Children y otras ONG prominentes, “me encuentro en una especie de discusión con una mujer que trabaja para Save The Children. Es completamente inesperado. Yo soy una de las personas que está cotorreando alrededor de los programas para niños y como se basan en la desinformación. Resulta que la mujer con la que estoy hablando, dirigió el programa. Pero, en lugar de seguir defendiéndolo, ahora dice algo que me perturbó por completo, dice, “no es culpa nuestra. Es culpa de los donantes. Ellos siguen dando dinero sin verificar lo que realmente está pasando. Por supuesto la gente va a seguir viniendo con historias… que crean la oportunidad… que crean el problema. “En algún momento ella termina diciendo que,” los donantes están pagando para sentirse bien y conseguir lo que pagaron. “El punto es inquietante pero bastante profundo. Ella está diciendo que las ONG dan un servicio tomando dinero de los donantes y asegurándoles que está bien gastado; el servicio es, básicamente, que el donante se sienta bien”.

 

Vale la pena repetirlo. Las organizaciones benéficas clave deben, para seguir adelante, hacer que sus donantes se sientan bien. Eso ya es lo suficientemente horrible, pero empeora si tenemos en cuenta quienes son los principales donantes. En los EE.UU, los estudios han demostrado que el 20% más pobre de la población da un 4% de sus magros ingresos a obras de caridad, mientras que el 20% más rico da sólo el 2% de sus enormes ingresos. Sin embargo, el 20% más rico tiene hoy aproximadamente dieciséis veces más ingresos que el 20% más pobre. Eso significa que las organizaciones benéficas reciben aproximadamente ocho veces más dinero del  20% más rico, a pesar de la falta de generosidad de este grupo. Ninguno de los grupos de ingresos medios dio más de un 3% de sus ingresos a obras de caridad en el estudio citado anteriormente, que comenzó a partir de 2007. Eso significa que el 20% más rico da más dinero a obras de caridad que el 60% más pobre de la población. Consulte la tabla siguiente.

 

A más desigualdad, las organizaciones benéficas más fuertemente  dependen de los ricos; las organizaciones benéficas deben ayudar a que  los donantes de élite se sientan bien consigo mismos y también se sientan bien acerca de los criminales de guerra como Tony Blair, que rellenan sus bolsillos.

 

QUINTIL INGRESO PROMEDIO $ Donación a Caridades $

 

Más pobres 20% 11,551.00 469.96
Segundo 29,442.00 883.26
Tercero 49,968.00 1,499.04
Cuarto 79,111.00 2,373.33
Más ricos 20% 167,971.00 3,527.3

Datos del 2007 ambos porcentajes promedio, ingreso y lo dado a obras de caridad.

TELESUR