El poder detrás del poder

axelrod-obama2--510x287En plena campaña presidencial para alcanzar la Casa Blanca, muchos se preguntan qué hace levantarse a cada candidato, de dónde sacan la chispa que enciende los más encarnizados debates, cómo logran remontar la carrera después de estrepitosas caídas… A niveles así, nada, absolutamente nada es al azar. Tras el éxito de cada candidato, está la mente brillante de un estratega. Consejeros, guerreros misteriosos que han acompañado a la estirpe política desde tiempos inmemoriales guiando sus pasos como predadores invisibles por la encarnizada carrera al poder.

Los escándalos políticos más sonados del mundo, como el Watergate, Irán-Contra o las mismísimas desventuras de Mónica Lewinsky en el entonces despacho «oral», no dejaron espacio para la improvisación. Todos los detalles fueron minuciosamente planeados a puerta cerrada, en interminables conferencias telefónicas, en un carrera contra reloj donde en solo horas, la mejor propuesta para controlar la crisis estaba lista para ser consumida por el público en las primeras páginas de los diarios y noticieros estelares.

Son el poder detrás del poder. La mano firme y la mente pragmática más allá de los momentos de crisis. Los responsables de su imagen pública, como visten, como se proyectan, que deben decir y lo que tienen que callar. Se mueven en un mundo donde solo sobreviven los más fuertes. Las mentes más brillantes a veces fracasan, porque un estratega político no es solo el que diseña cada jugada de ajedrez sino el que es capaz de mantenerla sobre el tablero hasta lograr el jaque mate. Amados por muchos y odiados por otros, hasta por sus propios colegas, son culpados a menudo del trabajo sucio que acompaña la gloria. Se cobijan en el anonimato atesorando sus logros, pero su legado les precede y sus nombres acuñan cada campaña.

Todos ellos forman parte de esta exclusiva lista de los 10 consultores políticos más importantes del mundo a juzgar por líderes del todo el planeta:

No importa el lugar del globo donde se encuentren, o el acento con el que imponen sus voces, este grupo de elegidos se convierte en cada campaña en los más solicitados del planeta.

ABC