Muere Nancy Reagan, actriz y ex primera dama de Estados Unidos

14572840943266La actriz y ex primera dama de Estados Unidos, Nancy Regan, ha muerto este domingo en Los Ángeles, según ha avanzado el portal TMZ y ha confirmado después la Fundación Reagan. Una insuficiencia cardíaca ha provocado su fallecimiento, de acuerdo con la publicación.

Y ha tenido que ser en plena campaña presidencial. Nancy Reagan, la esposa de Ronald Reagan cuando éste fue presidente de Estados Unidos, entre 1980 y 1988, ha fallecido a los 94 años de edad.

Su muerte tiene algo que va más allá de lo puramente histórico. En un momento en el que el Partido Republicano vive una guerra fratricida, el fallecimiento de Reagan va a desatar una nueva batalla política. Los candidatos se disputarán su legado. Y los demócratas recordarán que Nancy Reagan se opuso públicamente al bloqueo de la experimentación con ‘células madre’ decretada por George W. Bush, otro presidente republicano que se autoproclamaba depositario del legado político de su esposo, y que ella siempre fue una activa defensora de que EEUU dialogara con la Unión Soviética. Es una política que suena extraña en un momento como el actual, en el que el Partido Republicano parece haber sustituido ‘dialogar’ por ‘bombardear’, y en el que la armonía interna de esa formación que Reagan siempre buscó ha saltado por los aires.

Nancy no era ajena a las controversias. Su papel en la Casa Blanca fue siempre muy debatido. Por un lado, su influencia en su esposo era enorme. “He echado de menos un beso por la mañana”, le escribió Ronald a Nancy en un dibujo-el presidente de EEUU era un excelente dibujante-de sí mismo como un vaquero solitario en un viaje que ella hizo fuera de Washington.

La ilustración, contenida en el divertido libro ‘Presidential Doodles’ (‘Garabatos presidenciales’), refleja las vulnerabilidades de Reagan, que dependía emocionalmente de Nancy mucho más que ella de él. Nancy era, además, su segunda esposa. Porque Reagan, el mayor defensor de la moralidad en la Casa Blanca, es también el único presidente de EEUU divorciado hasta la fecha (su primera esposa, Jane Whitman, alcanzó la fama siendo Angela Channing, la ‘mala’ de la serie de televisión ‘Falcon Crest’, que tuvo sus días de gloria precisamente cuando su marido era presidente).

La familia Reagan era un ejemplo eximio de disfuncionalidad, en buena medida por las tensiones entre Nancy y dos de los tres hijos que tuvo con Ronald: Patti-que aparecería desnuda en Playboy con un modelo negro agarrándole los pechos-, y Ron-bailarín, demócrata y ateo-. De hecho, los ‘Diarios’ de Reagan contienen, incluso después de haber sido expurgados de contenidos controvertidos por el historiador Douglas Brinkey, afirmaciones como ésta del 23 de octubre de 1982: “A última hora de la tarde llegaron Ron y Doria para un pow-wow familiar” (Doria es la esposa de Ron, y un “pow-wow” es un consejo tribal de los nativos americanos, lo que implica que se trataba de una reunión de familia para discutir algo importante). “[Ron] ha sido maleducado con Nancy por teléfono, y cuando yo le llamé por esa razón me dijo que debíamos arreglar las cosas. No fue la reunión más maravillosa del mundo, pero creo que abrió la puerta a una relación más estrecha. Parece que le está haciendo el trabajo sucio a Patti, que tiene una relación familiar estilo yo-yo: es o cálidamente afectuosa o muy distante, y Nancy parece llevarse la peor parte”.

Familia de actores

Nancy -cuyo nombre de soltera era Anne Frances Robbins- había nacido en 1921 en Nueva York en una familia cercana a la interpretación (su madre era actriz y su madrina la estrella del cine mudo Alla Nazimova). Se crio en las afueras de Washington, en Bethesda. Sus tíos se encargaron de su cuidado en los primeros años de su vida, mientras su madre, Edith, actuaba en los escenarios de EEUU. En 1929, Edith, que se había divorciado poco despues de que su hija hubiera nacido, contrajo matrimonio con Loyal Davis, un médico conservador de Chicago que ejerció de padre para Nancy.

La influencia de Nancy en la personalidad de Ronald fue enorme desde el momento en el que se conocieron, justo tras el divorcio de éste, en 1949. “No diré que fue amor a primera vista, pero casi”, diría el presidente, décadas después. Nancy conoció a Ronald cuando éste era presidente del Sindicato de Actores de Hollywood y ella era una actriz secundaria entre cuyos ex novios se encontraba Clark Gable. Al contrario que Whitman, ella siempre apoyó la entrada de su marido en política (al igual que otros muchos liberales, Reagan solo hizo carrera en la Administración, como gobernador y presidente, y sus mayores éxitos en la empresa privada fueron en películas propagandísticas durante la Segunda Mundial subvencionadas por el Estado).

El amor de Ronald por Nancy fue correspondido por ésta. A veces, hasta extremos cuasi patológicos. Cuando el presidente estuvo a punto de morir en un atentado perpetrado por un enfermo mental, John Hinckley, Nancy se volcó en la Astrología, y llegó a estructurar la agenda del hombre más poderoso del mundo en función de lo que le decía Joan Quigley al respecto de los planes de los astros para la Casa Blanca.

EL MUNDO