Un grupo de sicarios disfrazados de policías ejecuta a 12 personas en Honduras

14572955252533Un presumible comando de sicarios, según los testigos disfrazados de policías, entró ayer por la noche en unos billares cercanos a Tegucigalpa, capital de Honduras, y asesinó a tiros, al menos, a 12 personas.

Las autoridades informaron la pasada madrugada de que cuatro hombres armados con AK-47entraron en el club deportivo Billares Lino, en la Colonia 1 de Diciembre, en Comayagüela, ciudad que junto a Tegucigalpa conforma el distrito central de Honduras, y empezaron a disparar a los jóvenes que se encontraban en el recinto.

“A toda marcha los delincuentes ingresaron en el lugar y dos de ellos se subieron a las mesas de billar y comenzaron a disparar a todas las personas que se encontraban en el interior“, explica el periódico El Heraldo de Honduras que cifra en 12 las víctimas mortales de la masacre.

El periódico asegura también que minutos después de la masacre se encontró el cadáver de un hombre dentro de un vehículo que según las primeras pesquisas podría corresponder a uno de los sicarios. El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha ofrecido una recompensa de 500.000 lempiras (cerca de 20.000 euros) a quien facilite información para esclarecer el suceso.

En el comunicado, el Ejecutivo afirma que “el Gobierno de la República ratifica su compromiso de no dar ni un paso atrás en las acciones emprendidas contra grupos del crimen organizado que extorsionan a los hondureños y que ya han comenzado a ser golpeados con contundencia mediante la Operación Avalancha, la cual continuará hasta quitar a las maras y pandillas todo lo que han amasado a través de sus actividades ilícitas“, y concluye asegurando que “el Gobierno de la república reitera su compromiso de mantener una lucha sin cuartel contra la delincuencia y el crimen organizado. Los criminales saben que se enfrentan a un gobierno con determinación para devolver la paz y la tranquilidad a los hondureños”.

Honduras está inmersa en una dura lucha contra las maras, algo extensible a buena parte de Centroamérica, que pelean entre ellas para controlar el territorio. Los dos principales grupos a los que se enfrentan las fuerzas de seguridad son la 18 y la Salvatrucha.

Según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Autónoma de Honduras en los tres últimos años han bajado pese a todo un 23,9% los homicidios, dejando un saldo en 2015 de 5.146 asesinatos. Masacres o asesinatos múltiples como el ocurrido ayer hubo 98, dos menos que en 2014.

EL MUNDO